genesis_intro
El monumento al Entierro de la Sardina (abril de 2007) se enclava en el cauce del río Segura a su paso por Murcia junto a tres construcciones emblemáticas: El Puente Viejo, Los Molinos del río, y el Ayuntamiento.

El ambicioso proyecto se gestó a lo largo de 5 años y hubo de superar serios obstáculos: encontrar un mecenas que se hiciera cargo íntegramente de la financiación de la obra (valorada en más de 500.000 euros), obtener los permisos necesarios de la Administración para colocar la escultura en el casco histórico de la ciudad y aún más, en el lecho del río, y superar los problemas técnicos inherentes a la cimentación de una escultura de considerables proporciones y peso en este medio tan problemático.